Un total de 47 personas fueron ejecutadas en varias provincias de Arabia Saudí por pertenecer a grupos terroristas y perpetrar atentados en el reino, entre ellas el prominente clérigo chií disidente Nimr Baqir al Nimr.Según informó el Ministerio saudí del Interior, los ajusticiados son en su mayoría de nacionalidad saudí, salvo un egipcio y un chadiano.

Los cargos incluyen también la adopción y promoción de la ideología “takfiri” (extremista suní), el asesinato, el secuestro, la fabricación de explosivos y la posesión de armas, entre otros.

Algunos de los ataques imputados a los condenados son los registrados contra varios complejos residenciales de Riad en 2004 y contra sedes de empresas petroleras en la provincia de Al Jabar en 2005, donde hubo varios muertos.

También los atentados contra el Ministerio del Interior y las sedes de la Fuerzas de Emergencia en 2005 o el ataque contra el consulado estadounidense en Yeda ese mismo año, en el que fallecieron cuatro personas.

Grupos islámicos extremistas comenzaron en mayo de 2003 una campaña de desestabilización del régimen saudí con varios atentados contra la colonia occidental que trabaja en el país y contra las instalaciones petroleras.

El Abasto
La Joya

Edición digita

La Joya alteral