El papa Francisco deseó ayer un “año de paz” y de “misericordia” frente a miles de fieles congregados en la plaza de San Pedro, bajo fuerte protección policial.

“Deseo para todos un año de paz en la gracia de Dios, lleno de misericordia”, declaró el papa argentino, con ocasión del Ángelus.

Como en el día de Navidad, la plaza de San Pedro se encontraba bajo una fuerte protección policial y cada uno de los fieles debía pasar primero por los arcos de seguridad antes de poder acceder.

Un poco antes, el papa celebró una misa con ocasión del Día Mundial por la Paz.

inmobiliaria
vitplanet

Edición digita

Buscas casa
aire acondicionado

Publicidad