Cercado. Su experiencia en el fútbol la imparte a los más pequeños, a los principales tesoros que ostenta un club. El exgolero de FBC Melgar, Jesús Guillén Oviedo Del Carpio, quien jugó la Copa Libertadores en 1982 y 1984, desde que se creó, en el 2005, la Escuela Esther Grande de Bentín, pero un año más tarde, se convirtió en el director de esta academia con sede en Arequipa.
Centro de operaciones
El pasado lunes se aperturó la temporada de verano en tres escenarios. El Estadio Melgar alberga 200 niños, el estadio de la Gran Unidad Escolar Mariano Melgar, la misma cifra, y el estadio del Colegio Independencia Americana, 150.
De lunes a sábado, niños de 3 años a más,  quieren emular los pasos de actuales figuras nacionales formadas en esta institución como: Luis Advíncula, Renato Tapia, André Carrillo, entre otros.
política de trabajo
La escuela Esther Grande de Bentín tiene  objetivos específicos y un pilar fundamental de gran valor.
“El objetivo es preparar a todos los niños y jóvenes en el aspecto físico, técnico, táctico y psicológico,  de acuerdo a sus edades, primando sobre todo su formación integral,  para que sean hombres de  provecho para la sociedad”, explicó Jesús Oviedo.

Texto: Roberto Rodríguez Pantoja
rrodriguez@editoramultimedios.pe

fleming

Edición digita

Publicidad