El consumo de pescados azules como el bonito, el jurel, la caballa y la anchoveta reduce el riesgo de sufrir cáncer de piel ya que el aceite Omega3 de estas especies evita que las defensas de las capas dérmicas se debiliten.

“La exposición al sol debilita el sistema inmunológico, lo cual afecta la habilidad del cuerpo para pelear contra el cáncer de piel y las infecciones. Con el consumo diario de alimentos con Omega3, como los pescados azules, se refuerza el sistema inmunológico”, explicó Claudia Díaz, nutricionista del Programa Nacional “A Comer Pescado” del Ministerio de la Producción.

Según estudio realizado por la Universidad de Manchester del Reino Unido, las personas que consumieron al menos cuatro gramos de Omega3 por día redujeron en 50% la probabilidad de ser afectados por la luz del sol tras estar expuestos por un periodo máximo de 15 minutos.

De otro lado, la nutricionista destacó la importancia de protegerse además con bloqueadores solares, usar sombreros de ala ancha y sombrillas. “Estos cuidados se deben complementar con el consumo de pescados azules, porque son ricos en Omega3”, enfatizó.

inmobiliaria

Edición digita

aire acondicionado
Buscas casa

Publicidad