Un hospital chino fue demolido cuando en su interior todavía se encontraban varios médicos y pacientes, que salvaron su vida en el último minuto, informó la agencia china CCTV.

El suceso se produjo en la ciudad de Zhengzhou, donde las excavadoras comenzaron a destruir un hospital afiliado a la universidad local. Varios empleados resultaron heridos al intentar detener a los operarios de las excavadoras.

Seis cadáveres se encontraban en el depósito del hospital quedaron completamente enterrados entre los escombros. Según la información, la demolición por sorpresa destruyó el departamento de radiología y equipamiento sanitario valorado en cuatro millones de yuanes (unos 607.000 dólares).

El diario oficial no detalló las causas de la demolición, aunque este tipo de actos ilegales son frecuentes en China debido a conflictos de propiedad en los que los gobiernos locales suelen actuar con laxitud frente a los abusos de las constructoras.

fleming

Edición digita

Publicidad