Caylloma. A diez días de ocurrido el derrame de emulsión asfáltica a los afluentes del río Colca, en el sector de Cusimusa, San Antonio de Chuca, ayer se llevó agua potable para las familias de la zona.
El alcalde de Caylloma Rómulo Tinta Cáceres, trasladó desde Chivay 20 bidones de agua de 131 litros cada uno para atender a 60 familias afectadas por la  volcadura del cisterna de la empresa Transtani E.I.R.L.
Asimismo, el Gobierno Regional, a través de Agrorural, acordaron llevar pacas de alimento para los auquénidos. Mientras se espera la llegada de esa ayuda, el alcalde de San Antonio de Chuca, entregará las pacas del almacén que se  habían previsto sean utilizadas por una probable  emergencia por el fenómeno El Niño.
Al momento, la Oficina  Regional de Defensa Civil y Defensa Nacional, así como la OEFA y Fiscalía Ambiental, todavía analizan las muestras obtenidas de los daños ocasionados por el derrame de 8 mil galones de líquido asfáltico en los bofedales, pastizales y las lagunas. La empresa fue denunciada.

Yura

Edición digita