Tacna. Tres puestos de la feria 28 de Julio ardieron en llamas la noche del lunes, causando pánico entre los comerciantes y reviviendo penosos recuerdos del 2009, cuando un incendio similar terminó por destruir más de 500 puestos.
A diferencia de hace siete años, esta vez los comerciantes demostraron estar preparados e hicieron frente al siniestro con unos siete extintores antes de la llegada de máquinas de agua de los bomberos.
Alrededor de las 21:00 horas del lunes el centro comercial estaba cerrado y uno de los vigilantes se percató de una humareda negra que salía de la puerta enrollable del puesto N° 8 de la primera fila.
Al lugar llegaron propietarios de los puestos, agentes de Seguridad Ciudadana y luego máquinas de las compañías 24 y 98 del Cuerpo General de Bomberos con siete voluntarios, quienes tuvieron que romper la puerta de metal para tener acceso al interior.
El siniestro destruyó por completo la mercadería del puesto 8, consistente de prendas de vestir, provocando pérdidas de más de 50 mil soles. Se extendió a los puestos 7 y 9, de mochilas y artefactos, sin provocar mayores daños.
Durante la remoción de escombros se descubrió que el origen del fuego estuvo en una palanca de energía eléctrica que los encargados del puesto no bajaron antes de retirarse y que habría causado un cortocircuito.
Los comerciantes recordaron cómo sus puestos fueron destruidos en el año 2009, cuando un dantesco incendio presuntamente provocado por un cortocircuito los dejó literalmente en la calle.
Aquella madrugada del 19 de junio el fuego se expandió rápidamente por todos los puestos de la feria 28 de Julio durante horas y la mayoría de comerciantes lo perdió absolutamente todo.
En medio de la confusión y desorden delincuentes aprovecharon para saquear los puestos o robar la poca mercadería que era salvada por los vendedores. Solo algunos fueron detenidos por la Policía Nacional. En aquella ocasión alrededor de las 02:00 horas el agua se acabó e impidió la labor de los bomberos voluntarios. Ni siquiera fue suficiente el apoyo con cisternas de agua de la EPS y distintas municipalidades.

El Abasto

Edición digita

El abasto2