Directo al Punto

Los hinchas del FBC Melgar por estos días están pendientes de la preparación del equipo, de los refuerzos que llegan, de los partidos amistosos que jugarán antes del inicio del Descentralizado y su participación en Copa Libertadores; en otras palabras, están concentrados en el aspecto deportivo, y pienso que esto es normal.

Pero también deberían preocuparse del aspecto administrativo, que es tan fundamental como lo deportivo. Quizás los hinchas no recuerden o no saben que Melgar es una institución quebrada, un club que está sometido a un proceso concursal por tener una deuda de 4 millones 300 mil soles, y que desde este año tiene que comenzar a pagar.

El club “rojinegro” está intervenido por la Ley No 30064, “Ley complementaria para la reestructuración económica de la actividad deportiva futbolística”. El problema de Melgar tiene su origen en el pésimo manejo de Alejandro Corrales Zea, quien no pagó impuestos a la Sunat, no cumplió con las aportaciones a las AFP, Essalud, y perdieron juicios laborales. Después se desarrolló una terrible crisis dirigencial que hacía imposible cumplir con los compromisos.

Pese a que se tenía toda la buena voluntad, no pudieron pagar la deuda Robert Gutiérrez, Luis Fernando Paredes, Aníbal Calle y Henry Bustinza, pero lo que sí pudieron hacer es estabilizar económicamente el club. Es curioso, pero Melgar fue el único club en ser intervenido cuando tenía todo en regla, es decir un presupuesto real (austero) y pago al día a sus jugadores (sueldos bajos).

“…Melgar es una institución quebrada, un club que está sometido a un proceso concursal por tener una deuda de 4 millones 300 mil soles…”

Luego llegaron los Administradores Temporales, primero Carrizales & Vidal Abogados, que fue un fracaso, y luego José Suárez Zanabria. El trabajo de estas administradoras es sanear la economía y pagar la deuda del club, y luego devolverlo a sus dueños, es decir a los socios.

Suárez Zanabria tuvo la suerte de que apareciera Jader Rizqallah, o quizás al revés (esa es otra historia). Según el Plan de Reestructuración que elaboró José Suárez, FBC Melgar este año comenzará a pagar su deuda y tiene un tiempo de 10 años para hacerlo, la deuda está dividida así: Inversiones FBC Melgar 69%, SUNAT 13.25%, AFP Integra 5.83%, Pro Futuro 4.19%, Alejandro Tapia 3.37%, AFP Prima 2.30%, EsSalud 1.42%, AFP Horizonte 0.48% y Lucía Lima 0.16%.

A esto se tiene que sumar la deuda que le tiene FBC Melgar a Jader Rizqallah, cuando prestó dinero en la época de Carrizales & Vidal, que es de 1 millón 430 mil dólares.

Melgar es un club que tiene deudas, y la mejor manera que tiene el hincha de apoyar es asistiendo al estadio desde el principio de temporada, para que pueda tener buenos ingresos, y así, al final, tanto lo deportivo como lo económico marchen de la mejor manera.

 

vitplanet
inmobiliaria

Edición digita

aire acondicionado
Buscas casa

Publicidad