Creo que le tengo envidia a José. Ansío parecerme, al menos un poquito, a ese “meme” del hombrecito hecho de palitos que se ha vuelto viral en las redes sociales durante este primer mes del 2016. Miren que para ser un simple muñequito dibujado en Paint, José la tiene bien clara y no se cansa de dar consejos en Facebook para que no cometamos estupideces. “José te enseña cómo debes comportarte en las redes sociales y en la vida misma, obviamente con toques de humor”, dice la descripción de la cuenta oficial de este personaje con más de 439 mil fans.

En solo un par de semanas la frase “Sé inteligente, sé como José” ha empezado a calar en nuestras mentes y hemos comenzado a seguir el ejemplo del nuevo gurú de la era digital. Y es que José no se hace problemas y sabe respetar los gustos de las otras personas (si es metalero, acepta que te guste el reggaeton o la música de Justin Bieber), no publica nimiedades en su muro (como sus impresiones del estado del tiempo o el plato de comida que está a punto de embutirse), ni cae en esas conductas que sacan de quicio a los demás usuarios como dar a conocer minuto a minuto su ubicación geográfica (incluyendo cuando va al baño), poner en mayúsculas su estado de ánimo (¡¡¡QUÉ MAL ME SIENTO, ALGUIEN HÁGAME CASO POR FAVORCITO PORQUE SINO ME DEPRIMO MÁS TODAVÍA!!!) o informar sobre cada hecho irrelevante de su existencia (aquí yendo al gimnasio: foto. Aquí estudiando: foto. Aquí tomando un café en Starbucks: foto).se-como-jose

Incluso, el “meme” de José, con toda esa sapiencia que solo puede caber en una figura de dos dimensiones, sabe manejar de maravilla sus relaciones amorosas y laborales. José es inteligente porque no ventila en Internet los problemas con su enamorada o insulta a su jefe creando un #hashtag. Si hasta hechos de interés público como la captura del narco Joaquín “El Chapo” Guzmán o la muerte del cantante David Bowie se explican mejor desde la lógica de José.

Además, gracias a los consejos de José, ya tenemos un nuevo termómetro moral que guiará nuestras descarriadas existencias en plena Posmodernidad. Ya no son necesarias las figuras de carne y hueso para tener una referencia de qué está bien o mal en esta vida. Al diablo el pacifismo de Gandhi, la honorabilidad de Grau, el compromiso intelectual de Vargas Llosa, el patriotismo de Melgar o la valentía de Bolognesi. Ahora tenemos un “meme” que nos brinda una completa escala de valores en solo un par de líneas. Pronto llegará el día en que los escolares aprendan sobre las hazañas de José y recorten su simplona imagen para pegarla, cual láminas Navarrete, en sus cuadernos. Cuando eso pase ya podremos respirar tranquilos. Creo que eso es lo que José haría. ¿O no?

 

inmobiliaria
vitplanet

Edición digita

aire acondicionado
Buscas casa

Publicidad