Hoy, el primer ministro británico, David Cameron , aseguró que las musulmanas que no aprendan inglés lo suficientemente bien podrían ser deportadas del país.

 Lo que intentó sugerir el mandatario es que un nivel pobre de inglés facilita que ingresen mensajes como los de la organización jihadista Estado Islámico.

Las declaraciones del primer ministro coinciden con la creación de un fondo de 20 millones de libras (28,5 millones de dólares, 26 de euros) para que las mujeres en comunidades aisladas aprendan inglés, de manera a facilitar su integración.

Las leyes migratorias ya obligan a los cónyuges extranjeros a hablar inglés antes de venir al país a reunirse con sus parejas. Pero Cameron dijo que, además, tendrán que pasar nuevas pruebas después de dos años y medio en el país para asegurarse de su inglés mejora.

La Joya
El Abasto

Edición digita

La Joya alteral