Dos restaurantes que atendían en condiciones antihigiénicas y sin licencia de funcionamiento fueron clausurados ayer por la Gerencia de Servicios a la Ciudad de la Municipalidad Distrital de Miraflores.
Los locales están ubicados en la avenida San Martín 903 y 915, cuyas propietarios fueron sancionados con el 80% de una Unidad Impositiva Tributaria (UIT).
Este operativo contó con la presencia del Ministerio de Salud, Fiscalía y la Policía Nacional.
Asimismo, los funcionarios intervinieron el establecimiento ubicado en la avenida Progreso 542, por presentar productos en estado de descomposición.
El dueño fue sancionado por el municipio.

Edición digita

Canal Universal