Dos restaurantes que atendían en condiciones antihigiénicas y sin licencia de funcionamiento fueron clausurados ayer por la Gerencia de Servicios a la Ciudad de la Municipalidad Distrital de Miraflores.
Los locales están ubicados en la avenida San Martín 903 y 915, cuyas propietarios fueron sancionados con el 80% de una Unidad Impositiva Tributaria (UIT).
Este operativo contó con la presencia del Ministerio de Salud, Fiscalía y la Policía Nacional.
Asimismo, los funcionarios intervinieron el establecimiento ubicado en la avenida Progreso 542, por presentar productos en estado de descomposición.
El dueño fue sancionado por el municipio.

Edición digita