Cada año el Ministerio de Educación dispone ingentes presupuestos para el mantenimiento de los colegios públicos, pero en muchos casos estos no son correctamente administrados por los directores. Las remodelaciones que deberían hacerse no son visibles, haciendo que la enseñanza se haga en locales cada vez más precarios.

Un patético caso se da en la Institución Educativa Primaria 72033 Jila, distrito de Asillo, provincia de Azángaro donde los padres de familia y algunos integrantes del comité veedor denunciaron que la rendición de cuentas tendría muchos vicios e irregularidades.

A dicho plantel le designaron para mantenimiento de local escolar en el año 2015 la suma de 6 mil 796 soles, estos dineros fueron retirados por Benito Quispe Solórzano, director de la institución, el 7 de mayo 2015 tal como registra en la cuenta Nº 04-054-446131. Se supone que días después emprendieron los trabajos previstos; aparentemente no fue así.

Para la ejecución de las compras y trabajos se nominó un comité de mantenimiento, que fue reconocido con resolución directoral Nº 013-IEP-J; en las que aparecen Benito Quispe Solórzano, como director; Roberto Choque Chuquitarque, presidente de APAFA; y Julia Chuquitarque Quispe, miembro; a ello se suma el comité veedor integrado por Beatriz Acurio Pacheco, como autoridad comunal; Rosa Palomino Colca, en calidad de docente de aula; y Marina Quispe Cuno, como miembro.

DENUNCIAS

Según la versión de los padres de familia y los veedores, el director no habría comunicado las compras ni mucho menos planificado qué trabajos cumplirían y ejecutarían con los dineros.

Ante la respuesta negativa del director y las sospechas de algunas anomalías, la profesora Rosa Palomino Colca, con fecha 15 de octubre del 2015, solicitó a la UGEL Azángaro copia de los informes de locales escolares 2015 y la respectiva verificación, pero la UGEL no respondió, y por segunda vez, con fecha 12 de enero 2016, presentaron otra solicitud pidiendo la intervención inmediata por irregularidades en dicha institución, esta vez firmado por Vicente Pacha Puma, del comité revisor.

INTERVENCIÓN

Ante la insistencia de los interesados recién el jueves 21 de enero del 2016 llegaron a la zona Faustino Soncco Cruz, en su calidad de jefe de Personal; Jaime Chura Alanoca, asesor; y Walter Peralta Jove, responsable de la oficina de Control Interno, todos de la UGEL Azángaro. Al reunirse con los padres de familia comprobaron que habría una serie de irregularidades aparentemente cometidas por el director de la institución.

 

Texto: Kevin Moncada
redaccion@editoramultimedios.pe

inmobiliaria

Edición digita

aire acondicionado
Buscas casa

Publicidad