La semana pasada las empresas Teleticket y Boticas Arcángel, promocionaron por adelantado el alquiler de los estrados para la Parada Folklórica del lunes 8 de febrero. El hecho hubiese enorgullecido a los puneños, de no ser porque en la propaganda que se hizo por señal abierta de canales televisivos nacionales y por las redes sociales, plagiaron algunas imágenes del Carnaval de Oruro.

Tal como lo informamos el domingo, los bolivianos expresaron su protesta y acusaron al país y a los puneños, de robar su folklore. Las reacciones se viralizaron en el Facebook, y las repercusiones llegarían a su clímax el último martes. El viceministro de Turismo de Bolivia, Ernesto Rossell, anunció en rueda de prensa que su país reclamó al Perú el uso de imágenes de su carnaval para promocionar la festividad de la Candelaria.

“Lamentablemente es cierto, hemos visto que han hecho una presentación de otra actividad folklórica cultural en el Perú donde se muestran imágenes del carnaval de Oruro, por lo que quiero que sepan y sea fehaciente la aseveración de que ya esta instancia, el Ministerio de Cultura y Turismo ha presentado el reclamo oficial”, informó a los periodistas.

El reclamo se realizó a través de una nota enviada al Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia, para que la misión diplomática boliviana en Lima haga las gestiones y solicite que se retiren las imágenes de danzas bolivianas de una actividad que no corresponde al carnaval de esa región.

“Entonces se ha verificado varios aspectos para el reclamo formal, porque realmente indigna a todo un pueblo que utilicen las danzas de nuestro carnaval sin pedir la autorización y sin asumir que realmente pertenecen a Oruro-Bolivia”, sustentó.

En Puno, la cónsul de Bolivia, Gladis Quispe Nina, se mostró rehacia para hablar sobre el tema, indicando que este percance así como otros de “índole político los maneja la embajada de su país”.

justificación

El alcalde provincial restó gravedad a la reacción boliviana, y consideró que habían empresas que apoyaban la difusión, dejando entrever que el polémico spot solo se habría difundido en las redes sociales. “El sistema de las páginas web, si es anónimo o tiene un nombre, tiene un responsable. La municipalidad no ha elaborado ni enviado ningún tipo de spot a ningún medio de comunicación”.

El burgomaestre no respondió cómo entonces, si no hubo anuencia municipal, se permitió que en la Plaza de Armas de Puno y el parque Pino exhiban la promoción de Boticas Arcángel (esta publicidad fue retirada tras el asedio de la prensa, porque no tuvo licencia). “Nosotros tenemos una serie de empresas que sí apuestan por esta festividad y hemos estado buscando colaboradores…”, dijo como queriendo acusar a la prensa de hacer lo contrario.

La Joya
El Abasto

Edición digita

La Joya alteral