YURA. Los 240 socios de la Asoc. Mirador de Yura conviven con la basura, el mal olor y la proliferación de moscas. Y aunque cada uno tributa anualmente S/ 16 a la comuna, por el concepto de recojo de basura, ya no reciben este servicio desde inicios del año pasado. “Justo desde que Harry Gómez asumió la alcaldía ya no vienen a recoger la basura”, se quejan varios pobladores.
Desde entonces, muchos optaron por arrojar su basura en la faldera de un cerro, a pocos metros del centro poblado. Otros queman sus desechos como pueden. El riesgo de contaminación es permanente.
Jesusa Ccaluchi, vecina de la zona, cuenta que pagan impuestos desde el 2011. “La contaminación es preocupante porque pone en riesgo la salud de todos, en especial de los niños”, dice.
El presidente de Mirador de Yura, Martín Rosas Quispe, asegura que reclamaron a la comuna por la falta del servicio de recojo de basura, pero les dijeron que no lo recibían porque son invasores. “Si nuestra asociación no está reconocida, entonces  por qué más del 80% paga sus arbitrios y la municipalidad lo acepta, cuando debería rechazarlo (ver documento adjunto). Solo estamos reclamando un derecho como personas”, reclama.
VECINOS HARÁN LIMPIEZA
Los habitantes del sector también pagan S/ 20,20 cada año, por el servicio de Serenazgo, pero la presencia de serenos en el lugar es mínima. “Casi nunca vienen”, asegura el dirigente.
Ante la presencia de los focos infecciosos, los vecinos vienen organizándose para poder realizar una campaña integral de limpieza y de esa manera salvaguardar la salubridad de las personas. “La basura también es de las personas que viven en las asociaciones cercanas a las laderas de los cerros, allí dejan todo tipo de desechos que luego se descompone”, aseguró Martín Rosas.

 

Texto: Carmen Meza  Tiga
cmeza@editoramultimedios.pe

fleming

Edición digita

Publicidad