La fiscalía de Sao Paulo emitió este viernes una orden para que el expresidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva testifique para aclarar por qué un apartamento supuestamente de su propiedad no fue declarado como patrimonio.

El fiscal Cássio Conserino espera a Lula y a su esposa Marisa el 17 de febrero para declarar en el marco de “una investigación por lavado de dinero, que incluye el delito de ocultamiento de patrimonio”, citó AFP.

Lula, el icónico presidente de izquierda que gobernó Brasil hasta 2010, niega las acusaciones.

“Son infundadas las sospechas del Ministerio Público y son frívolas las acusaciones sobre supuesto ocultamiento de patrimonio por parte del expresidente Lula y sus familiares”, sostuvo en una nota el instituto que lleva el nombre del exmandatario y le representa.

El Abasto
La Joya

Edición digita

La Joya alteral