CERCADO. Su trabajo es hacer cumplir la justicia en el Perú, pero no todos están conformes con su desempeño. Según el reporte de la Oficina Desconcentrada de Control Interno del Ministerio Público de Arequipa, en el 2015 se reportaron 631 denuncias y quejas contra jueces y fiscales.
La fiscal responsable del área, Virginia Aquise, informó que las quejas fueron hechas por familiares de los investigados o denunciantes.
“El reclamo constante es por demorar en las investigaciones y porque los familiares de los sentenciados no están conformes con la decisión del magistrado”, expresó la fiscal.
Aquise indicó que las quejas son solucionadas en la Fiscalía Suprema de Control Interno ya que todas son hacia los fiscales, pero las denuncias, como son penales, son derivadas a la Fiscalía de la Nación. Ahí se encargan de investigar cómo se desarrolló la audiencia.
Hasta el momento se han tenido 91 medidas disciplinarias contra los fiscales por diversas infracciones.
“No debería presentarse ninguna acusación, porque en ellos recae la justicia de las sentencias que se dictan a los acusados. Sin embargo la realidad es otra”, preciso.

SOBRECARGA PROCESAL
Aquise justificó que las acusaciones fundadas se dan porque, tanto los fiscales como los jueces, tienen una sobrecarga procesal. En el caso de los fiscales, cada uno debe tener entre 30 y 40 casos por investigar. Sin embargo, llevan hasta 400, impidiendo un buen trabajo. “Los fiscales tienen que priorizar la denuncia más importante que tienen”, expresó.
Según Aquise, se necesitan 10 fiscales más para cubrir la demanda de los procesos pendientes. En lo que va del año, ya se recibieron entre 30 y 40 denuncias y quejas.

 

Texto: Ruddy Torres Huamani
rtorres@editoramultimedios.pe

Edición digita

Yoga
Anuncia aqui
Via Whatsaap