Dos porciones diarias de frutas y dos de verduras, es decir unos 400 gramos, debe consumir a diario cada persona especialmente en época de verano, ya que estos alimentos ayudan a proteger la piel de la radiación solar al tiempo que la hidratan.

Esta recomendación la hizo la nutricionista Beatriz Quispe, de la Dirección General de Promoción de la Salud del Ministerio de Salud, quien sostuvo que en épocas de mucho calor es importante nutrir nuestra piel desde dentro preparándola para evitar el daño que le puede causar la radiación solar.
Pero a la vez, las frutas y verduras, por su gran contenido de agua, ayudan a hidratar el cuerpo y evitar la pérdida de líquidos corporales debido a las altas temperaturas del ambiente.

fleming

Edición digita

Publicidad