HUNTER. Martha Quispe está acostumbrada a trabajar rodeada de gente que toma licor a toda hora. Son grupos de hasta diez personas que se juntan todos los días en la Zona 25 del distrito de Hunter. Martha trabaja ahí hace dos meses vendiendo helados. En ese tiempo ha visto cómo los borrachos se pelean y roban a los transeúntes con cuchillos y vidrios rotos. “Es peligroso y me da miedo, pero qué hago pues señorita, tengo que trabajar nomás”, dice. La necesidad ha obligado a Martha a comerciar en este sector. Antes lo hacía en el ingreso a Hunter (cerca al municipio), pero los serenos de la comuna la botaron por no tener permiso para vender en la calle. “Todos los días beben y después se pelean”.
Casi siempre los borrachos se acercan a molestarla. Ella sabe cómo alejarlos de su negocio pero en el fondo teme que la maten. Su temor no es infundado. Hace un mes, un grupo de borrachos quiso agredirla con un cuchillo cuando ella defendió a una joven que era asaltada por los vándalos. “Así vivo. Debo trabajar por mis hijos”, cuenta.
Son casi las dos de la tarde en la Zona 25 y dos grupos de personas toman licor entre niños y transeúntes. Los vecinos del lugar dicen que ese panorama se ha vuelto cosa de todos los días.
El responsable de Seguridad Ciudadana del distrito, Agapito Murillo, admite que este problema es constante y – pese al patrullaje que se realiza cada día, entre las 7 de la mañana y 1 de la tarde – no se puede erradicar a estas personas. Lo que sí han conseguido es identificar a estos grupos: son 20 hombres y 3 mujeres entre 30 y 40 años de edad quienes se han apoderado de este lugar. Es tanto el desorden en que viven, que la comuna tuvo que internar al hijo de una de estas mujeres en el albergue de Alto Selva Alegre, para proteger su integridad. El caso fue denunciado en la comisaría de Andrés Avelino Cáceres de Hunter.
A decir de Murillo, la comuna cuenta con 20 serenos, 38 cámaras de videovigilancia y 4 camionetas para combatir la delincuencia e inseguridad.
Además, ayer se contrató a 27 serenos más para patrullar las avenidas y calles más peligrosas como el Terminal Terrestre, el Bosque, Cooperativa El Carmen y Villa Florida. El trabajo será titánico, dice Murillo.
Incluso el mismo alcalde de Hunter, Simón Balbuena Marroquín, acepta que en su distrito la delincuencia se salió de control. Balbuena vuelve a dirigir la comuna después de 8 años.
“A pesar que se está trabajando en conjunto con la Policía, los delincuentes siempre buscan una salida”, arguye.
Sin embargo, el burgomaestre destaca que desde que asumió el cargo (1 de enero de 2015) se ha identificado a tres bandas. Una de ellas, dice, fue atrapada y mandada al penal de Socabaya.
A Balbuena las noticias de robos le siguen a todas partes. Mientras realizaba una inspección de obras en el colegio San Antonio María Claret de Circa, el ingeniero inspector de la obra se le acercó y le contó que hace algunas días le robaron las llantas de su auto cuando estaba supervisando los trabajos del plantel.
“Es un problema que ya no se puede controlar”, masculló el burgomaestre. Luego le prometió que se investigará el caso, aunque sabe que no encontrarán a los ladrones.

DEUDAS Y OBRAS
Según Balbuena, cuando asumió la alcaldía lo primero que hizo fue declarar en emergencia su distrito por las deudas de casi 1 millón 141 mil soles que tenían con sus trabajadores, Sunat, Seal y Sedapar. Por eso, su primer año de gobierno lo dedicó a honrar estos pasivos. Además culminó cinco obras que dejó su antecesor. Las más importantes fueron el mejoramiento de la I.E. Nº 71, asfaltado y construcción de veredas y bermas en la calle Venezuela y el mejoramiento del complejo recreacional Tirso Borja Vizcarra en Upis Villa Paisajista.
En el 2015, la comuna de Hunter recibió 4 millones 842 mil soles para obras: se hicieron cinco y otras cinco aún están ejecutándose. Algunas obras son el asfaltado de vías en dos calles del distrito y la instalación del servicio de agua y desagüe en el pasaje Huáscar del pueblo joven Alto Caminos del Inca. Balbuena cuenta que para el 2016 se tiene proyectado la ejecución de tres obras importantes: la construcción de un muro de contención en el pasaje Micaela Bastidas, mejoramiento en la I.E. Milagros y el mejoramiento de la infraestructura vial de la calle José de San Martín. Además, tienen 28 proyectos que ya cuentan con expediente técnico pero no tienen presupuesto. “En las dos gestiones anteriores (2007-2014) la comuna recibió 65 millones de soles de canon minero, pero los alcaldes no avanzaron nada (…) Hunter está como lo dejé hace nueve años”, criticó el también exalcalde provincial de Arequipa (2007-2010).

 

 

En los ocho años que no estuve abandonaron los proyectos que dejé. Estoy empezando de ceroˮ

Simón Balbuena, Alcalde de Hunter

El distrito de Hunter tiene una población de 45 mil personas, pero solo 14 mil 409 son contribuyentes. Y de los 14 mil solo 3 mil 124 cumplen con pagar el impuesto predial y arbitrios municipales. El año pasado se identificó a 256 vecinos que nunca pagaron sus impuestos.
Balbuena aseguró que personal de la Subgerencia de Administración Tributaria viene fiscalizando a mil 57 familias, quienes tienen deudas hace cuatro años atrás. Para que los arbitrios no prescriban, se les ha notificado comprometiéndolos en realizar el pago oportunamente. “Más del 64% de la población nos debe, y exigen obras”, dijo.
Este año, Hunter recibirá 11 millones de soles por todo concepto. El dinero se destinará para realizar obras pequeñas porque los proyectos de gran envergadura serán asumidos con la modalidad de obra por impuestos.

 

Texto: Ruddy Torres Huamaní
rtorres@editoramultimedios.pe

inmobiliaria
vitplanet

Edición digita

Buscas casa
aire acondicionado

Publicidad