CERCADO. Se cree que el Pisco Sour apareció hace 100 años. Mucho después aquella bebida, a base de pisco, clara de huevo, limón y amargo de angostura, se convirtió en un emblema culinario del Perú.
Arequipa es la tercera región en producir el destilado que nace del corazón de las uvas de los valles de Majes, Vítor y Corire. Al año se producen hasta 25 mil litros de pisco por cada bodega pisquera. Para hacerla más atractiva, los productores han decidido combinar el Pisco Sour con ingredientes como la tuna, el camu camu y la maca, que dan lugar a curiosos nombres como “Candy Sour” o “Forti Sour”, como dice el bartender de Stendhal, Junior López. Pero la explicación va más alla. La idea de combinar el pisco es dar rienda suelta a la creatividad, pero sobre todo luchar contra la informalidad. El representante de Piscos Córdova, Víctor Córdova, señala que el pisco pierde adeptos por los bebidas adulteradas. “Cuando prueban pisco adulterado dejan resaca y otros malestares, por eso la gente cree que el pisco no es agradable, pero el pisco con denominación de origen tiene un sabor noble”, dice. Por ello, recordó que el valor en el mercado por cada botella de pisco original no es menor de 30 soles. Y para revalorar la bebida y el principal ingrediente de la misma, la Municipalidad Provincial de Arequipa (MPA) viene realizando el VIII Festival del Pisco Sour. El gerente de Comercio de la MPA, Carlos Sánchez, dijo que son 14 productores y bodegas pisqueras presentes en la actividad, que concluirá hoy en el Palacio Metropolitano de Bellas Artes. El ingreso es gratuito y hoy se invitará Pisco Sour desde las 11:00 horas al público.

 

Texto: Nancy Cutimbo Castillo
redaccion@editoramultimedios.pe

La Joya
El Abasto

Edición digita

La Joya alteral