El balance oficial de víctimas del motín registrado en el penal de Topo Chico, de la ciudad mexicana de Monterrey, es de 52 muertos y 12 heridos, de los cuales cinco están graves, informó hoy Jaime Rodríguez Calderón, el gobernador de Nuevo León, el estado del que es capital esa ciudad.

“Se puede confirmar el fallecimiento de 52 personas y de 12 heridos”, afirmó Rodríguez Calderón, apodado “el Bronco”, además de aclarar que “no hubo infantes ni mujeres heridos”, ni se fugó ningún recluso durante el incidente.
En una rueda de prensa, Rodríguez Calderón reconoció que “los hechos son sumamente lamentables y dolorosos”, calificó de “tragedia” el incidente y admitió que fue causado por “la situación tan difícil que se está viviendo en los centros penitenciarios” mexicanos. Según el gobernador, todo se originó a las 23:30 hora local del miércoles (12:30 hora peruana) “por un enfrentamiento entre presos”.
Andina

Edición digita

Canal Universal