CAMANÁ. El rector de la Unsa, Rohel Sánchez, comprobó el abandono de las sedes de la universidad en provincias.
Junto a una comitiva, la autoridad universitaria llegó ayer hasta la sede de Camaná, donde comprobó el desamparo en el que se encuentran los 200 alumnos que estudian Administración de Empresas.

ABANDONO TOTAL
Cabe recordar que en el 2012, la Unsa firmó un convenio con la Municipalidad Provincial de Camaná para la construcción de un moderno local. La universidad ponía 1 millón de soles, y la comuna, medio millón.
La constructora San Román, ganadora del proceso, abandonó la obra e increíblemente presentó un proceso de arbitraje en contra de la casa agustina en Lima.
El Órgano de Control Interno (OCI), un año después, descubrió que en el proceso de la entrega de la buena pro hay irregularidades. El exrector Valdemar Medina es uno de los principales investigados.
“Solo construyeron los machones y pusieron los fierros. Los alumnos han tenido que estudiar en colegios de la zona”, dijo preocupado Rohel Sánchez.
A ello se suma que la constructora no pagó S/ 80 mil a los trabajadores de Construcción Civil. Por ello, 35 obreros se llevaron a casa fierros y cemento como pago.
Tras la visita, Sánchez dijo que pedirá a la Contraloría de la República entregar los informes de la OCI.
“Gestionaremos con el gobierno regional y con empresas privadas, para que bajo la modalidad de obras por impuestos se realice la construcción de una nueva infraestructura”, agregó.
Finalmente, no descartó presentar al Ministerio Público una querella en contra de exautoridades universitarias.

EN CHIVAY TAMBIÉN
En otro momento, Sánchez advirtió que en Chivay se verificó que 73 alpacas, de propiedad de la Unsa, no fueron esquiladas. Los trabajadores argumentaron que no tuvieron permiso de las autoridades universitarias para hacerlo.

Edición digita

Canal Universal