En su primer discurso en su visita a México, el papa Francisco se dirigió este sábado a la clase política del país: le pidió trabajar para ofrecer a los ciudadanos mejores condiciones de vida, trabajo, vivienda, justicia y seguridad efectiva.

Aseguró que buscar el privilegio de unos cuantos hace que “la vida en sociedad y los privilegios se vuelve un terreno fértil para la corrupción, el narcotráfico, la exclusión de las culturas diferentes, la violencia e incluso el tráfico de personas, el secuestro y la muerte, causando sufrimiento y frenando el desarrollo”.

Francisco dijo que el desarrollo de México no es cosa de contar con más leyes, sino de la responsabilidad personal de sus líderes, las instancias públicas y privadas y los ciudadanos.

Destacó que la principal riqueza de México son sus jóvenes, pues “un pueblo con juventud es un pueblo capaz de renovarse, transformarse; es una invitación a alzar con ilusión la mirada hacia el futuro y, a su vez, nos desafía positivamente en el presente”.

inmobiliaria
fleming

Edición digita

Publicidad