MIRAFLORES. Los instructores de natación internados en el penal de Socabaya con prisión preventiva de 9 meses, por la muerte de la niña Reyna Milagros (06), habrían firmado doble contrato en la carceleta de la Corte Superior de Justicia de Arequipa (CSJA). Así lo denunció ayer Magaly Mendoza Yana, abogada de Joel Carreón Cuentas (34) y Samuel Delgado Latorre (35), profesores de natación que laboraban en el programa de Vacaciones Útiles de la Municipalidad Distrital de Miraflores (MDM). “Los instructores tenían contrato por dos meses, desde el 05 de enero hasta el 29 de febrero; pero extrañamente, una vez que ocurrió el deceso de la niña, a los dos días con engaños fueron a la carceleta del Poder Judicial para hacerles firmar un nuevo contrato por solo un mes”, explicó la letrada, muy sorprendida.
Esta versión fue confirmada con el contrato de locación de servicios 026-2015 MDM, que en su cláusula quinta establece como plazo 2 meses, el mismo que después habría sido cambiado por otro documento de un solo mes. La abogada explicó que realizaron esta acción desleal porque habrían pretendido evadir su responsabilidad civil.

ESPERAN DECISIÓN
Los profesores de natación, presos desde el pasado 25 de enero, están a la espera de la decisión del juez vacacional José Vilca, del Juzgado de Investigación Preparatoria de Mariano Melgar.
En la audiencia de cese de prisión, el magistrado afirmó que en un plazo de 72 horas suscribirá la resolución que libera o ratifica la prisión preventiva de 9 meses para los instructores.
Este tiempo vence el viernes 19 de febrero a las 11:15 de la mañana. No obstante, el juez puede resolver el caso en menos tiempo.
Como se recuerda, los detenidos están acusados por el presunto delito de homicidio simple por omisión impropia (comisión por omisión) por la muerte de una niña de 6 años, ocurrido el 22 de enero en la piscina Familia Miraflorina.

ESTÁN DESTROZADOS
Martha Delgado, tía de Samuel Delgado Latorre, sostuvo ayer que su sobrino y amigo Joel Carreón están destrozados por el encarcelamiento que vienen padeciendo. “Samuel está muy triste porque piensa mucho en sus tres hijos. Ya se viene el año escolar. Tiene que comprar los útiles y no tiene plata. Además no puede presentarse para la adjudicación de plazas”, dijo la tía, quien ayer acudió a visitar a su sobrino al penal de Socabaya. Debido al hacinamiento que existe en la cárcel, Samuel y Joel vienen durmiendo en el suelo del segundo piso, en el pabellón A-1, según confirmó la pariente. “Ellos están muy involucrados con Dios y la lectura. Rezan todos los días para que el señor les conceda el milagro de la libertad”, dijo Martha Delgado.

La Joya
El Abasto

Edición digita

La Joya alteral