CERCADO. El juez vacacional José Vilca, del Juzgado de Investigación Preparatoria de Mariano Melgar, emitió ayer la resolución de libertad inmediata para los dos instructores de natación involucrados en la muerte por ahogamiento de la niña Reyna Milagros (06).
Esta decisión se hizo posible ante el pedido de cese de prisión que solicitaron los imputados en una nueva audiencia, donde la defensa técnica expuso nuevos documentos del arraigo laboral y familiar.
El magistrado, el martes 16 de febrero, dijo que resolvería la situación legal en 72 horas a través de correos electrónicos
Pero esta decisión no llegó a la casilla de la abogada Magaly Mendoza, fue directamente hacia el Inpe, en el penal de Socabaya.
VIVIÓ PESADILLA
Al promediar las 16:00 horas, personal del Inpe comunicó a los instructores de natación Joel Carreón Cuentas (34) y Samuel Delgado Latorre (35) que había llegado la resolución judicial de su libertad inmediata.
“No lo podíamos creer. Lo único que hicimos fue abrazarnos y llorar de alegría porque el Señor no nos abandonó”, dijo Samuel Delgado, en diálogo con diario Sin Fronteras.
“Fue una experiencia muy dura. Vivimos una pesadilla al estar presos. Pensaba en mis tres hijos”, dijo muy emocionado.
Contó que apenas salió llamó a su esposa diciendo: “Amor, ya estoy libre, voy a casa”, anotó.
NO TENGO RENCOR
Consultado sobre la decisión del alcalde de Miraflores de abandonarlos a su suerte, afirmó que no le guarda rencor.
“Soy profesional y no le guardo rencor a nadie. Conforme pase el proceso judicial van a salir los verdaderos responsables”, precisó.EN EL PENAL
Samuel Delgado confirmó que durante los 24 días que estuvieron en la cárcel durmieron en el suelo.
“Los tres primeros días estuvimos 15 presos en 4 metros cuadrados. Imagínate el hacinamiento que existe en el penal”, recordó el profesor de educación física.
Sostuvo que siempre recibieron un buen trato por parte del personal de Inpe. “Joel y yo fuimos bien tratados y ganamos muchos amigos”, dijo mientras no paraba de abrazar a sus hijos y esposa.
Como se recuerda, Joel Carreón y Samuel Delgado fueron detenidos la noche del 22 de enero debido a la muerte de la niña Reyna Milagros, en la piscina Familia Miraflorina del distrito de Miraflores.
El lunes 25 de enero el juez ordenó la prisión preventiva y desde ese día su suerte cambió totalmente. Pero nunca perdieron la fe, se entregaron ante Dios pidiendo justicia.

 

Texto: Julio Aquise Uscamayta
jaquise@editoramultimedios.pe

vitplanet

Edición digita

Buscas casa

Publicidad