Las fuertes lluvias caídas durante el pasado 22 de febrero en Arequipa han causado numerosas inundaciones de viviendas y carreteras, así como desprendimientos de tierra en distritos como Alto Selva Alegre, Cerro Colorado, Yura, entre otras zonas.

Aunque no hubo que lamentar heridos, los servicios de emergencia locales trabajaron  desde la entrada la madrugada hasta esta mañana  retirando agua de estas zonas.

Sin ser un aluvión, el agua generó que varios servicios colapsen. Las calles y avenidas se convirtieron en ríos. Los pocos drenajes  pluviales fallaron. La advertencia del Senamhi es que este fenómeno continuará hasta el jueves.

fleming

Edición digita

Publicidad