ISLAY. El río Tambo ayer duplicó su caudal y registró 500 metros cúbicos de agua por segundo. Esto originó la destrucción de 1.000 metros de defensas ribereñas y la inundación de 40 topos de arroz y terreno preparado para sembrar.
Los daños se registraron en el sector de Valle Arriba, en Cocachacra, específicamente en Carrizal y Caraqueña, donde se hace necesario el apoyo de maquinaria para contrarrestar los perjuicios de la naturaleza.
Mientras tanto, en el sector denominado Callejón del Pueblo, parte baja de la cuenca de Tambo, no quedó nada de las defensas ribereñas que se había hecho a través del Programa Subsectorial de Irrigaciones (PSI). La roca volteada se hizo humo. En el lugar solo se observa tierra que el río podría arrasar fácilmente y perjudicar alrededor de 3 mil hectáreas de cultivo de los distritos de Cocachacra, Deán Valdivia y Punta de Bombón, e inclusive la carretera Costanera, señalaron los alcaldes de la provincia de Islay, Richard Ale, y de Cocachacra, Hélar Valencia.
Richard Ale y Mauricio Chang, consejero del GRA por Islay, en referencia a lo que hizo el PSI, protestaron por el perjuicio que ocasiona un trabajo mal hecho. Pidieron que intervenga la Contraloría.
En horas de la tarde, el caudal del río disminuyó, pero mañana volverá a incrementarse, refirieron las autoridades que se unieron para defenderse de las inclemencias de la naturaleza.
El Valle de Tambo ha sido declarado en emergencia.

 

Texto: Gavino Turpo Quispe
redaccion@editoramultimedios.pe

vitplanet
inmobiliaria

Edición digita

aire acondicionado
Buscas casa

Publicidad