El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva ha sido puesto en libertad después de responder durante tres horas a preguntas sobre su relación con la trama de lavado de dinero y corrupción del ‘caso Petrobras’. La Policía registró a primera hora de la mañana el domicilio particular del ex mandatario, conocido como ‘Lulinham’, la casa de uno de sus hijos y otras residencias cuya propiedad se atribuye a la familia, en el marco de la ‘Operación Lava Jato’.

Según la Policía existen pruebas de que Lula se ha beneficiado de la trama de sobornos de Petrobras a través de reformas que realizó en su casa de vacaciones. Además, también hay evidencias de que las campañas del Partido de los Trabajadores y los gastos del ex mandatario fueron costeados ilegalmente.

“El ex presidente Lula, además de ser el líder del partido, fue el responsable último de la decisión sobre quiénes serían los directores de Petrobras y fue uno de los principales beneficiarios de estos sobornos”, afirma un comunicado de la Policía.

Edición digita

Canal Universal