CERCADO. Los problemas limítrofes entre las provincias de Islay y Camaná no cesan. Ambas jurisdicciones se disputan 600 kilómetros de litoral: mientras la primera quiere proteger el área pública en las más de cinco playas y caletas existentes; la segunda habría otorgado permisos para la intervención de privados en la zona.
Así lo denunció la alcaldesa de Matarani-Islay, Regina Lavalle. El área en controversia se ubica entre Quebrada Honda y la quebrada de Calahuani, donde se encuentran las playas de Centeno, Utucuy, Carrizales, Honorato, Cahuata, Arantas.

Camaná afirma que su jurisdicción llega hasta Quebrada Honda, pero Islay refiere que el sector es parte de su jurisdicción, hasta Calahuani.
La discusión se arrastra desde hace varios años, pero se agudizó con la construcción de la carretera Quilca-Matarani, que une a ambas provincias y fue inaugurada en diciembre de 2015. La vía permitió mayor acceso a la zona de litoral y con ello captó la atención de particulares. Por esta razón, el Gobierno Regional de Arequipa convocó a cuatro alcaldes de estas jurisdicciones para sostener una reunión previa a la instalación de la mesa técnica de trabajo que resolverá la controversia. La cita será el 10 de marzo y se espera la participación de los alcaldes de la provincia de Camaná, Jamil Vásquez Zúñiga; alcalde de Quilca, Víctor Becerra Jáuregui, además del burgomaestre de la provincia de Islay, Richard Ale Cruz, y la alcaldesa de Matarani, Regina Lavalle. La cita será en la sede de la región a las 10 de la mañana.

El Abasto
La Joya

Edición digita

La Joya alteral