EL PEDREGAL. Las lluvias no siempre son una bendición para los agricultores. En la irrigación Majes (El Pedregal) las fuertes precipitaciones, durante las tres últimas semanas, están provocando que el agua que abastece a las parcelas discurra por los canales con un exceso de tierra y sedimentos. Los altos niveles de turbidez afectan la infraestructura de riego de los 3,000 agricultores que se dedican a sembrar, en su mayoría, productos de exportación.
El exceso de tierra en el agua que ingresa al canal, desde las cuencas medias y bajas, afecta los sistemas de riego tecnificado: las cintas de los goteros se llenan de tierra y se obstruyen. Las válvulas para la aspersión también se tapan por los sedimentos. Según los cálculos de la Junta de Usuarios de la Pampa de Majes (JUPM), estos daños en la infraestructura menor producto de las aguas turbias disminuyen hasta en un 25% la producción agrícola.

 

50m3/S

es el caudal actual del río Siguas. En la bocatoma de Pitay, donde se capta el agua para la irrigación Majes, el caudal es de  12 m3/s. 

El grado de turbiedad apropiado en el agua para uso agrícola debe ser de entre 150 y 250 Unidades Nefelométricas de Turbidez (NTU, por sus siglas en inglés). Sin embargo, en la bocatoma de Pitay, donde se capta el agua para el canal de la irrigación Majes, se han registrado valores máximos de 4,500 NTU. Por esta razón, hace dos años se puso en funcionamiento una Planta de Tratamiento de Calidad de Agua (PTCA) para disminuir los niveles de turbidez. Este proyecto tuvo el planteamiento técnico de la Autoridad Autónoma de Majes (Autodema) y fue financiado por la Junta de Usuarios de la Pampa de Majes.

CAPACIDAD DE LA PLANTA

La planta puede tratar hasta 12 m3/s de agua turbia a través de un proceso de filtración y aplicación de sulfato de aluminio y polímeros. El ingeniero Marcelo Cárdenas, encargado del funcionamiento de la PTCA, explica que la purificación se aplica cuando la turbidez supera los 300 NTU. “En esta época de lluvias tenemos que estar en alerta permanente para aplicar los compuestos y así disminuir los sedimentos que pueden dañar los sistemas de riego”, argumenta. Durante 20 días, la PTCA estuvo funcionando a su máxima potencia. Pese a que la turbidez llegó a 4,000 NTU, luego del tratamiento bajaba a solo 600 NTU. Sin embargo, cuando la turbidez estaba en un rango de 300 a 500 NTU, los procesos de calidad permiten disminuir la turbidez hasta 100 NTU.
Jaime Zúñiga, responsable de calidad de agua de Autodema, dice que a mediano plazo este tratamiento del agua permitirá duplicar e incluso, triplicar, la producción agrícola de El Pedregal.

 

Texto: Jorge Malpartida Tabuchi
jmalpartida@editoramultimedios.pe

fleming

Edición digita

Publicidad