El Ministerio Público de Sao Paulo solicitó prisión preventiva del expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva al denunciarlo por los delitos de lavado de dinero y falsedad ideológica.

Los fiscales alegan que es “imprescindible” la orden de detención, ya que, en su opinión, el exmandatario puede movilizar grupos para interferir en la investigación criminal.

Los funcionarios presentaron cargos contra el expresidente en una investigación por lavado de dinero, lo que arroja una sombra de duda sobre quien fuera una de las figuras políticas más destacadas de Brasil, ahora perseguido por acusaciones de corrupción.

Los cargos presentados por la fiscalía de Sao Paulo parten de acusaciones de que el ex mandatario ocultó la supuesta propiedad de un penthouse al frente de la playa en la ciudad de Guaruja.

La Joya
El Abasto

Edición digita

La Joya alteral