Japón recordó este viernes el terremoto y el tsunami acaecidos hace justo cinco años, que dejaron más de 18,000 muertos y desaparecidos en el noreste de Japón y provocaron el accidente nuclear de la central de Fukushima.

En los diversos actos celebrados por todo el país se guardó un minuto de silencio a las 14.46 hora local, momento exacto en el que el 11 de marzo de 2011 se registró el terremoto de 9 grados en la escala abierta de Richter que desencadenó la tragedia.

El Teatro Nacional de Tokio acogió una ceremonia oficial en la que participan el emperador Akihito, el primer ministro japonés, Shinzo Abe, y familiares de las víctimas de la tragedia.

“No podremos olvidar esas impactantes imágenes de televisión en la que se veía una ola que recorrió el campo de Sendai (noreste) como un muro negro”, dijo el emperador durante su discurso.

Yura

Edición digita