Directo al Punto

Desde niño me gustó siempre estar al tanto de lo que sucede en el mundo de deporte y también practicarlo; más allá del fútbol, lo he hecho con otras disciplinas, tanto colectivas como individuales.
Por eso me preocupa que hasta lo que va de la campaña de las elecciones presidenciales y congresales nada se ha dicho sobre el trabajo que harían los candidatos a favor del desarrollo deportivo, en todo el sentido de la palabra.
Siempre en nuestro querido país el deporte fue, es y, como van las cosas, será la última rueda del coche. Haciendo un poco de historia, el desarrollo deportivo en nuestro país tanto en lo recreativo y competitivo tuvo varias etapas.
En 1938, el presidente de la República, Mariscal Óscar R. Benavides, promulga mediante Ley Nº 6741 la creación del Comité Nacional de Deportes, y de alguna manera se apoya al deporte competitivo, pero se deja de lado el recreativo y sigue ausente la masificación deportiva.

 

“…me preocupa que hasta lo que va de la campaña de las elecciones presidenciales y congresales nada se ha dicho sobre el trabajo que harían los candidatos a favor del desarrollo deportivo, en todo el sentido de la palabra.”

Antes del golpe de Estado por parte del general Juan Velasco Alvarado, el desarrollo deportivo era básicamente elitista, los socios del Club Regatas de Lima prácticamente dominaban los entes máximos (dígase federaciones y/o asociaciones) de las disciplinas deportivas, ellos determinaban quiénes podían integrar los diferentes seleccionados y muy poco se masificaba la práctica del deporte, salvo el fútbol y en algo el vóley.
Cuando Velasco Alvarado en 1968 da un golpe de Estado a Fernando Belaúnde Terry, implanta una dictadura denominado Gobierno Revolucionario de las Fuerzas Armadas; crea el Instituto Nacional de Planificación, que tenía como objetivo buscar soluciones a los diferentes problemas del país, incluido el deporte.
Velasco Alvarado encargó a Guillermo Toro Lira, hombre ligado al básquet y de mucho conocimiento sobre la realidad deportiva, hacer un diagnóstico del desarrollo del deporte en el Perú y buscar las soluciones adecuadas.
Toro Lira convoca al profesor Rubén García Cáceres, toda una eminencia de la educación física y del deporte en aquel entonces. Junto a un grupo de expertos comienzan a analizar los sistemas y políticas deportivas de Alemania, Estados Unidos, Cuba, Brasil y Argentina, optando tomar como base la cubana, pero teniendo en cuenta la realidad peruana.
Cinco años después de llegar al poder, el 12 de marzo de 1974, Velasco Alvarado, mediante Decreto Ley Nº 20555, crea el Instituto Nacional de Recreación, Educación Física y Deportes (INRED). ¿Pero realmente dio buenos frutos esta ley?

Edición digita

Yoga
Via Whatsaap
Anuncia aqui