62 personas murieron al estrellarse este sábado un avión Boeing 737 de la compañía FlyDubai cuando intentaba aterrizar en el aeropuerto de la ciudad rusa de Rostov del Don.

Al parecer, el fuerte viento incidió en el accidente ocurrido sobre las 3.42, hora local. En efecto, las condiciones meteorológicas (el viento y la mala visibilidad) han sido un factor decisivo en la tragedia.

Las autoridades descartan de entrada la hipótesis de un atentado. La caja negra del avión ha sido ya localizada en el lugar de la catástrofe. Sin embargo, se investiga si hubo o no alguna falla técnica.

 

 

 

Yura

Edición digita