A mano alzada

No se trata de hacer leña del árbol caído. No creo ser pirómana en modo alguno y tampoco tengo ningún árbol a la vista, cuando mucho una ramita seca y endeble que se ha desplomado sola, es lo único que veo en estas circunstancias. Además no se puede hacer leña de lo que de por sí ya es leña.
La reelegida congresista aprista y postulante (una vez más) al Congreso, Luciana León Romero, ha tenido esta semana unas declaraciones desafortunadas, poco preparadas, poco pensadas tal vez –eso es lo que quisiera creer, aunque indignante sería un término más apropiado–en un debate con la también aspirante al Congreso, María Isabel Cedano, acerca de la despenalización del aborto en casos violación sexual.
Más allá de las investigaciones de las que fue objeto la joven congresista por presunto enriquecimiento ilícito (al haber adquirido bienes inmobiliarios por montos que no se justificaban con se salario congresal y de las que parece haber salido bien librada, ya que sus ahorros y herencias, según arguye, le sirvieron para dichas adquisiciones), es curioso que (man)tengamos sentada en un sillón congresal, ya casi diez años, a una joven promesa de la política peruana que parece pensar y declarar de esta manera acerca de un tema de esta índole.

 

“No olvide estos ‘detalles’ a la hora de votar por los congresistas. A veces un lavado no es suficiente.”

 

Cuesta creer que la Srta. León o tenga esa posición o se tome tan poco en serio un tema de crucial importancia en un país como el nuestro, con los evidentes vestigios de machismo que todavía existen. Que una mujer que ocupa un cargo en el poder legislativo se exprese con tal desinformación (con lo del lavado vaginal como método anticonceptivo) dista mucho de lo que se espera de una representante del Parlamento de nuestro país.
Parecería de broma, pero, oiga, compañera peruana, si usted es violada, tranquila, aquí el partido aprista peruano a través de una de sus jóvenes y brillantes mentes le presenta la solución en dos alternativas: ¡lávese o tómese la pastillita y san se acabó, problema resuelto! Y si su marido le ha dado una soberana golpiza, tranquila, échese diclofenaco en cremita y ya no le va a doler ¿En verdad son de esa calaña los argumentos del aprismo para este tema?
Y así, con los inconmensurables tips que Lucianita León les ha hecho llegar a las víctimas de violación, me parece que ya está lista para el Miss Perú o para más reconocimientos de la revista Playboy.
Buen lunes y no olvide estos “detalles” a la hora de votar por los congresistas. A veces un lavado no es suficiente.

inmobiliaria

Edición digita

aire acondicionado
Buscas casa

Publicidad