Un grupo de funcionarios de la Municipalidad Distrital de Chucuito, sobrevaloraron los bienes adquiridos para un programa social del Estado. En el presente informe, detallamos el camino que hicieron para estafar al Estado.

A inicios de año, la comuna decidió adquirir prendas para los obreros del programa Trabaja Perú que ejecutan obras de pavimentación en las cuadras 4, 5, 6 y 7 del jirón Pasión, a unos pasos del municipio.

Se requería 140 chalecos tipo drill para obreros con cintas reflectivas; 6 chalecos se seguridad para personal técnico, estampados y bordados; y 125 polos con el logo de Trabaja Perú, también estampados y bordados.

Aunque se desconocen las demás propuestas requeridas por ley, el área de Abastecimiento hizo la compra directa a la proveedora Avelina Jesús Ortega Ramos. El 21 de enero de este año, el jefe de Almacén y Patrimonio, César Choquemamani Sairitupa, firmó la Orden de Compra con las cotizaciones: cada chaleco para obreros a S/. 25.00; los chalecos de seguridad a S/. 95.00 y los polos a S/. 22.00. El total de los bienes requeridos asciende a S/. 6820. La fecha de entrega de las prendas sería en tres días, se cumplió recién a los 10 días.

Lo curioso es que, la municipalidad debió pagar esa cantidad por la compra, pero el jefe de Tesorería, Richard Cutipa Llampasi pagó S/. 8270, tal como lo pudimos verificar cuando este servidor nos mostró el sistema del SIAF con esa descripción.

Sucede que los funcionarios se las ingeniaron para “fabricar” una Orden de Compra, de la misma proveedora y los mismos requerimientos, pero con diferentes precios. Este documento, es casi similar, no ser porque tiene otros precios, obviamente más elevados: los chalecos para obreros a S/. 30.00, los chalecos para seguridad a S/. 95.00 y los polos a S/. 28.00. la mercadería tiene las mismas características y el precio total esta vez asciende a S/. 8270.

La Orden de Compra, a la que tuvimos acceso no lleva la firma ni sello del jefe de Almacén y Patrimonio, por lo que acudimos al mismo municipio.

¡AL DESCUBIERTO!

Contactamos a la jefa de Abastecimiento, Nélida Coasaca Mayta, quien al mostrar las órdenes aseguró la validez de la que tenía menor precio. Insistimos en ir a Tesorería para contrastar, pues un regidor nos aseguró que la sobrevalorada ya había sido cancelada, ella lo negó.

Logramos convencerla, y aún con intentos de ocultarse, el tesorero confirmó el pago de S/. 8270… ella no sabía cómo justificar la anomalía.

La funcionaria pretendió justificar la diferencia de precios y el pago, alegando que el proveedor pudo elevar los precios de sus productos debido al alza del dólar, y añadiendo el envío a Chucuito. “Ustedes saben que cuando es puesto en Puno es otro precio, cuando compras en Puno no es igual que Chucuito… El polo no es un polo así nomás, es estampado…”, dijo en tono nervioso tras confesar que conoce a la proveedora que sabe ir al municipio.

No supo cómo justificar que la Orden de Compra pagada no tenía firma ni sello. Se negó a ir a su oficina, aseverando que no tenía el original en su oficina. Al cabo de tanta insistencia, acudió a su despacho, indicando a su secretaria que no muestre el documento oficial, pero esta la delató. Ya habían estampado la firma en la orden sobrevalorada.

Texto: Kevin Moncada Xespe
kmoncada@editoramultimedios.pe

fleming

Edición digita

Publicidad