PAUCARPATA. El cariño de los más de 7 mil espectadores que se reunieron ayer en el pueblo tradicional de Paucarpata, desapareció el nerviosismo que sentía Luis Miguel Valcárcel, quien por tercer año consecutivo interpretó a Jesús en la escenificación que el grupo parroquial Jesús Nazareno realiza cada Viernes Santo, desde hace 36 años.

ESCENIFICACIÓN
Eran las 13 horas cuando Juan El Bautista, interpretado por Alexander Palma, anunciaba la llegada del Hijo de Dios, para bautizar no con agua sino en nombre de Dios. Como si estuvieran en el río Jordán, revivieron este pasaje bíblico delante del pozo del cementerio de Paucarpata.
De esa manera comenzaron las 57 escenas que el grupo parroquial ensaya desde diciembre del año pasado.
El insoportable calor de la tarde no fue problema para Miguel Rueda, quien vestido de negro interpretó al diablo. “¡Mira, mamá!”, decían los niños asustados, tratando de alejarse de ese personaje diabólico.
Por el resto del camino, Jesús comenzó a realizar sus primeros milagros, como convertir el agua en vino en las bodas de Canaán, o resucitar a la hija de Jayro.

Soldados le colocan la corona de espinas después de azotarlo.

Soldados le colocan la corona de espinas después de azotarlo.

ESCENARIOS
Mientras que en el cementerio una gran parte de espectadores se reunían, otros optaban por esperar las escenas sentados en la plaza principal, en los alrededores de la iglesia o escalando los andenes donde se realizarían las últimas interpretaciones. Fue entonces cuando Jesús, montado en un burro, realizó su entrada triunfal al pueblo de Jerusalén. El cansancio se hizo notar en Luis, quien necesitó la ayuda de sus compañeros para poder cabalgar sobre el jumento.
Luego, un Jesús enfurecido desató los gritos de la población cuando encontró a comerciantes que habían convertido el templo de oración en un mercado. Fue la primera ocasión en que soldados de Herodes y Caifas lo pusieron en la mira. En ese momento, el hijo de Dios mostró mucho temperamento y carácter.
La cena en la casa de Zaqueo y la resurrección de Lázaro,fueron escenas que no pasaron desapercibidas para nadie. Y Judas comenzaba la negociación con Herodes, quien le dio 30 monedas de plata a cambio de entregarle a Jesús. ¡Malo, traidor!, le gritaba el público, que se identificaba y vivía con todas las escenas. La tarde caía y, cada vez, el sol causaba menos fastidio. Jesús celebra la última cena con sus doce discípulos, para después irse a orar con ellos. Pero una tropa de 20 soldados romanos interrumpen su rezo. Lo toman preso para llevarlo ante Herodes.
Las miradas voltearon con dirección a 30 caballos procedentes de la Policía Montada. Los jinetes, que eran policías, también interpretaban a soldados romanos, y decenas de niños no desperdiciaron la ocasión para tomarse fotos con ellos.

Jesús recorre las 14 estaciones camino al Calvario. Es escoltado por soldados romanos, quienes no dejan de azotarlo constantemente.

Jesús recorre las 14 estaciones camino al Calvario. Es escoltado por soldados romanos, quienes no dejan de azotarlo constantemente.

CAMINO AL CALVARIO
Pilato lo sentencia a muerte y así comienza su calvario. Jesús comenzaba a notarse cada vez más cansado, cae con facilidad en las tres ocasiones que se desploma rumbo al Gólgota.
Ya en el monte Calvario, los soldados clavaron a Jesús en la cruz. Las personas presentes, principalmente los niños, no pueden evitar las lágrimas al ver a Jesús diciendo sus últimas palabras, para luego fallecer.
De esta manera, los actores buscaron transmitir un mensaje de reflexión y paz en esta escenificación convertida en una gran tradición en Paucarpata.

 

Texto: Alexis Choque Sarmiento
redaccion@editoramultimedios.pe

La Joya
El Abasto

Edición digita

La Joya alteral