Los próximos días, mientras se define la apelación a la decisión del Jurado Nacional de Elecciones de permitir que Fuerza Popular siga en carrera, serán cruciales para la estabilidad política del Perú, especialmente en el sur y en Puno.

Así lo consideran  Walter Aduviri y Alberto Quintanilla, quienes coinciden en que el sistema electoral ha perdido la confianza por parte de la ciudadanía y los grupos políticos y, que la democracia se ha debilitado.

Para Aduviri, el JNE puede “reivindicarse o proseguir con el claro favorecimiento a Keiko”. En este caso, el líder aymara advierte una ola de protestas y agitación social que, “finalmente, obligue a postergar las elecciones”.

Alberto Quintanilla, por su parte, anticipa que en el transcurso de estos días, varias de las agrupaciones políticas se irán retirando de la campaña puesto que las normas electorales así lo permiten.

Por otra parte, ambos estuvieron de acuerdo en que las marchas y manifestaciones son la respuesta necesaria a lo que viene ocurriendo en estos últimos días de campaña.

Con respecto al retiro de Vladimir Cerrón de la campaña, Quintanilla opinó que se trata más de una cuestión de cálculo político de rechazo a la poca legitimidad del JNE.

Estas declaraciones se dan en medio del llamado a marchas para este 31 de marzo y para el 5 de abril (conmemoración del autogolpe de Fujimori) y de una intensa lluvia de críticas contra el fujimorismo y las decisiones de las autoridades electorales.

A nivel nacional, periodistas como Gustavo Gorriti y César Hildebrandt, ya han advertido sobre un supuesto tinglado, organizado por el aprismo y el fujimorismo para capturar el poder. “Fraude organizado” es el resumen de la actual situación, según Gorriti.

Texto: Carlos Flores Vargas
redacción@editoramultimedios.pe

inmobiliaria

Edición digita

aire acondicionado
Buscas casa

Publicidad