Directo al Punto

El 17 de mayo de 1980, el Partido Comunista del Perú – Sendero Luminoso (PCP-SL) inició una etapa sangrienta en el Perú. Ese día ingresaron al poblado de Chusqui, en Cangallo, Ayacucho, y realizaron el primer atentado de su larga trayectoria criminal, robando las ánforas de votación que serían utilizadas al día siguiente en las elecciones. El proceso electoral fue ganado por Fernando Isaac Sergio Marcelo Marcos Belaúnde Terry, con 44.9%, por Acción Popular, contra el 27.2% de Armando Villanueva del Campo, del Apra.
Con la llega de la democracia al Perú, la población peruana comenzó a pensar que la prosperidad se iba iniciar, incluso el deporte no escapó a ese espíritu, teniendo en cuenta que Perú clasificó al Mundial de Fútbol de España 1982. Además, nuestro país fue sede del IX Campeonato Mundial de Vóleibol Femenino, donde quedamos en el segundo lugar, después de China.
Por aquel entonces se planteó borrar casi todo lo que se había realizado en la gestión anterior, en especial en la etapa de Juan Velasco Alvarado. Con fecha del 12 de junio de 1981, Belaunde Terry expide el Decreto Legislativo Nº 135, que modifica el nombre de INRED por el del Instituto Peruano del Deporte, más conocido por sus siglas, IPD. Si bien es cierto en una primera instancia no estuvo reglamentado, fue un inicio importante porque se ponían cimientos sólidos a la estructura deportiva del país, quizás lo negativo fue que de a poco se fue perdiendo el trabajo de la masificación del deporte, como fue en los años 70.
En el gobierno del arquitecto Belaunde Terry se impuso un impuesto al consumo de las bebidas alcohólicas y cigarrillos, como lo había hecho en su primer gobierno, con la salvedad de que todo ese dinero fue destinado al Instituto Peruano del Deporte.
En 1985, el presidente Fernando Belaúnde Terry promulga el Decreto Legislativo Nº 328, que da paso a la nueva Ley General del Deporte.
Gracias al ingreso económico por el impuesto a las bebidas alcohólicas, Ángel Ojeda Avendaño, director en Arequipa, decidió construir una gran piscina olímpica en la parte norte-oriente del estadio Melgar, incluso se hizo un enorme hueco, se compró cemento y fierro, pero la obra no pudo ser terminada por Ojeda Avendaño. Se pensó que con la nueva gestión esta obra sería culminada, puesto que estaba presupuestada, pero como casi siempre pasa en nuestro país, todo lo que hace el otro tiene que ser borrado. En 1985 asume la presidencia el joven Alan Gabriel Ludwig García Pérez y con él llegan las construcciones del Club del Pueblo.

Yomax
Velatorio San Jose
inmobiliaria

Edición digita

Velatorio San Jose

Publicidad