ALTO DE LA ALIANZA. Un varón de 50 años se quitó la vida en su vivienda en pleno Viernes Santo. Sus padres trataron de reanimarlo, pero los esfuerzos resultaron inútiles. El cuerpo fue descubierto por los septuagenarios progenitores de la víctima a las 08:00 horas de ayer, cuando llegaron a su casa ubicada en la avenida Jorge Basadre Nº 1064, frente a la plaza José Abelardo Quiñones, tras comprar pescado en un mercado de la ciudad. Los ancianos llamaron a su hijo Javier René Laquihuanaco Choque (50), pero este no respondió. Luego de insistir varias veces lo buscaron por todas las habitaciones, sin poder encontrarlo. Lamentablemente, al subir al tercer piso de la vivienda encontraron el cuerpo del varón suspendido en el aire con el cuello atado a una pared con un cable que había arrancado del tendedero de la lavandería. Rápidamente bajaron al hombre en estado inconsciente y le quitaron el cable ajustado a su cuello mientras llamaban a la central del SAMU, pero cuando los paramédicos llegaron solo pudieron constatar el deceso. Minutos después llegaron al lugar agentes policiales de Radiopatrulla, de la comisaría de Alto de la Alianza y Criminalística para realizar las diligencias de investigación. Los policías encontraron el cuerpo sobre el suelo, tapado con una manta, descalzo y vestido con un pantalón negro y chompa verde con chaleco café. Los padres de Laquihuanaco indicaron a los policías desconocer las causas que tuvo su hijo para suicidarse y no encontraron ninguna carta de despedida alrededor. Sin embargo, se supo que el hombre padecía de epilepsia y ataques, por lo que se presume que habría estado deprimido por su enfermedad. Minutos después el médico legista Daniel Cueto Ramírez certificó las marcas en el cuello del cadáver dejadas por el cable. Con la autorización por vía telefónica del fiscal de turno Elmer Garnica Bustinza el cuerpo fue levantado y trasladado a la morgue central para practicarle una autopsia, como corresponde a ley.

vitplanet

Edición digita

Buscas casa

Publicidad