CERCADO. Mediodía del sábado en la urbanización Francisco Mostajo. El fuerte olor a medicina flota en el ambiente: la sensación de estar dentro de un hospital ha vuelto después de quince días, como ocurre hace ocho años. “Es por la basura hospitalaria. El olor es bastante fuerte, ya nos hemos acostumbrado a vivir así”, dice resignada una vecina.

Esta imagen, tomada meses atrás, muestra cómo se satura el cuarto de acopio con los residuos de 15 días.

Esta imagen, tomada meses atrás, muestra cómo se satura el cuarto de acopio con los residuos de 15 días.

El aroma a muerte tiene una explicación. El sol calcinante del mediodía evaporó los tóxicos de los 7 mil 200 kilos de desechos médicos que almacenó el Hospital Regional Honorio Delgado Espinoza en dos semanas, y el viento se encargó de inundar la urbanización con el vaho en un radio de un kilómetro a la redonda. El hospital genera 480 kilos de basura al día y lo acumula en un cuarto de su patio trasero, ubicado a cincuenta metros de las edificaciones urbanas.

“Esa fetidez es dañina. Respirar la basura hospitalaria puede causar asma porque la gente inhala contaminantes que dañarán su organismo”, dice el gerente de la Autoridad Regional del Medio Ambiente (Arma), Zacarías Madariaga Coaquira.

Pero estas precauciones no son del todo seguras. Por la acción del calor, los tóxicos escapan lentamente a partir del décimo día. Y en el hospital lo guardan durante quince días. “O sea, el mal olor está contaminando el entorno durante cinco días”, advierte Madariaga.

 

La acumulación de los residuos hospitalarios por quince días en los hospitales y clínicas de la provincia genera un foco infeccioso, debido a los 19 mil 500 kilos que se acumulan en este periodo. Las personas que están cerca se exponen a sufrir enfermedades como hepatitis B y C o VIH, que anidan en estos residuos.
Tratamiento de residuos
Los nosocomios y clínicas tienen que acumular los residuos médicos porque está prohibido arrojarla en cualquier basural. Por eso tienen que guardarlo por 15 días, y después enviarlos a Lima para su tratamiento. El costo por kilo de residuo hospitalario es de 1.80 céntimos.

Las clínicas privadas también envían sus residuos a Lima.

Las clínicas privadas también envían sus residuos a Lima.

Según la Ley General de Residuos Sólidos, los restos hospitalarios deben tratarse en una planta especial. Por ello, en el 2014, la Fiscalía del Medio Ambiente exhortó a los directores del hospital Honorio Delgado para que cumplan con la normativa. De lo contrario recibirían una multa de un millón de soles. El director del hospital Honorio Delgado, Juan Condori, indica que se han tomado las medidas necesarias para corregir las deficiencias. Por ello, ahora los residuos sólidos son llevados a un ambiente cerrado, que está fuera del hospital.
Los residuos hospitalarios son trasportados a Lima, lo cual le cuesta al nosocomio más de 600 mil soles al año.

Además, Condori dice que los restos humanos tienen otro proceso. Las aguas residuales, ya desde 3 años, no van al desagüe; ahora son aspirados en una máquina especial. Hay un proyecto para adquirir un incinerador, que está 7 millones; pero los residuos tendrían otro proceso más avanzado.

 

***********
PROYECTO DE PLANTA
Zacarías Madariaga informó que la Fundación Medicor y la Fundación Swisscontact realizaron un estudio en mayo del 2008 en los hospitales de las regiones Cusco, Puno y Arequipa. Y con este estudio se precisó que las clínicas particulares generan por cama 9 Kg al día. Además que el 85.5% de los centros hospitalarios cuentan con servicios de limpieza propio, con un personal sin capacitación que labora improvisadamente en todas sus etapas, además de insuficiente material y equipos de protección personal.

Los residuos hospitalarios afectan a vecinos de la Urb. Francisco Mostajo.

Los residuos hospitalarios afectan a vecinos de la Urb. Francisco Mostajo.

Con el estudio, el Gobierno Regional de Arequipa (GRA) en el 2011 empezó a elaborar un proyecto para la construcción de una planta de tratamiento valorizada en 6 millones 285 mil soles. Esta iniciativa ya contaba con código SNIP aprobado. La obra prevé la compra de contenedores con ruedas e implementación de una autoclave (trituradora) con equipos complementarios y auxiliares. El proyecto tiene viabilidad desde agosto de 2011.
El responsable de la Dirección de Salud Ambiental, Élmer Cruz, señaló que este proyecto ya quedó descartado. Y ahora, una comisión integrada por Desa, la Arma y la gerencia de la Inversión de la Promoción Privada, hace un mes, vienen coordinando para que se tenga una nueva iniciativa.”Ahora buscaremos que empresas privadas se interesen por este tema, para que ejecuten el expediente técnico y también la obra”, precisa Cruz.

Texto: Ruddy Torres Huamani
rtorres@editoramultimedios.pe

Edición digita

Yoga
Anuncia aqui
Via Whatsaap