CERCADO. Muchos arequipeños no asumimos el derecho al sufragio con responsabilidad. Incluso, algunos esperan tener la cédula de votación en sus manos para recién definir su voto.
Diversas situaciones provocan tal actitud tanto en adultos como jóvenes, hombres o mujeres, pero las consecuencias de esta mala decisión nos pesarán los siguientes 5 años. Para comprender mejor qué ocurre, preguntamos a personas con diversas especialidades y ocupaciones si el elector arequipeño sabe elegir. Aún estamos a tiempo de pensar y decidir para hacerlo bien.

VOTO INFLUENCIADO
El sociólogo Noé Abarca sostiene que esta capacidad de elegir bien o mal, no es un problema de cada individuo “sino que es consecuencia del actual sistema político”.
En la actual crisis del sistema político, no hay condiciones para elegir bien a nuevas autoridades. “Tenemos electores desorientados ante un carnaval de ofertas y regalos, y como no tienen identidad política, el voto no será responsable ni consciente”, precisa Abarca.
Antes de atender a un paciente, la decana del Colegio de Psicólogos, Tania Rojas, responde que no sabemos elegir. “El ciudadano no sabe por quién votar porque en el país se concentraron más en ataques a candidatos que en las propuestas”, afirma.
Rojas indica que el elector experimenta desconcierto, preocupación y desilusión de cómo se maneja la política, y por ello “está expuesto a influencias de familiares o amigos, y en esta situación de incertidumbre, difícilmente tomará una decisión apropiada”.
José Gabriel Valdivia, escritor y catedrático universitario, antes de ingresar a clases, señala que el elector está pensando en cómo sobrevivir. “Las amas de casa, trabajadores, comerciantes, están más preocupados en su subsistencia que en averiguar planes de gobierno”. Valdivia cree que habrán muchos votos viciados. “El ciudadano está mal orientado, y le falta mucha información”, sostiene.
Opina distinto el reconocido periodista Bernardino Rodríguez. “El elector sí sabe elegir, y aquí los votos nulos y en blanco suelen ser de menor porcentaje que Lima”.
Rodríguez señala que con el voto arequipeño se anuncia lo que viene para el país más adelante. “Aquí ganó la izquierda una alcaldía provincial por primera vez en el Peru, con (José) Villalobos. Un periodo más tarde recién ganó en Lima con (Alfonso) Barrantes”, argumenta.
Además sostiene que “cuando ganó el APRA la alcaldía por primera vez con Bragagnini, se anunció que luego ganaría por primera vez el gobierno nacional. Y cuando (Alan) García ganó la presidencia, aquí perdió”.

 

******

 

Se elegirá a 6 congresistas que representarán a la región Arequipa durante los siguientes 5 años.

Se elegirá a 6 congresistas que representarán a la región Arequipa durante los siguientes 5 años.

VOTO CON CONVICCIÓN
El analista político Ángel María Manrique oye la pregunta y sostiene que el elector arequipeño sí tiene convicción para elegir. “No duda, y por ello, para estas elecciones, Arequipa está polarizada, porque los electores están bien decididos y se ubican en los extremos”. Manrique agrega que la ausencia de los candidatos Julio Guzmán y César Acuña determinó esta polarización, y se inclinan mucho por ofertas que tienen que ver con el aumento de sueldos. “Arequipa siempre tiene dos posiciones, siempre hay electores que son conservadores y otros que son contestatarios”, puntualiza.
José Luis López Follegatti, experto en conflictos sociales, también resalta el rol del elector. “Ahora sabe informarse, distinguir, exigir, opinar y cada día aumenta su capacidad de elección y decisión”. López atribuye esta situación al poder del elector que crece desde las redes sociales, por su participación en mítines y su búsqueda de información por propia decisión. “Pero se requiere un equilibrio, porque así como hoy puede opinarse de todo, puedes también sembrar odios y resentimientos”, resaltó.
Para el gestor cultural Patrick O’Brien Cuadros “hay, como en muchas decisiones humanas, muchos sesgos emocionales, sociales, culturales que impiden votar racionalmente y eligir la alternativa más conveniente”. Cuadros dice que la manipulación de la información también juega un rol importante que orienta la intención del elector, “pero podemos ver que ahora, el elector se identifica con determinado candidato, más allá del discurso o su orientación política, por determinados usos que reconoce como legítimos”.
Por su parte, el historiador Mario Romel Arce detiene su labor en la biblioteca regional y sostiene que el elector no presta atención a los objetos intangibles como el concepto de democracia.
“No tiene una clara conciencia de lo que significa institucionalidad, sí se concentra en las situaciones tangibles, en la forma, pero no en el fondo, y por ello no evalúa planes de gobierno ni identifica cuál candidato representa reales valores democráticos”.
Arce Espinoza, también custodio de los libros vargasllosianos, indica que hoy no hay ideologías y que los discursos son más prácticos e inmediatistas. “El elector busca eso, una propuesta que le garantice tranquilidad y estabilidad económica”.
Y también cree que el ciudadano está más preocupado por el día, por su familia, por su negocio, y pierde de vista otros aspectos como que el gobierno que se elija recibirá el bicentenario de nuestra independencia. “Es que estos son conceptos abstractos que el ciudadano no valora en su total dimensión”.

 

*******

VOTO CRÍTICO
Por su parte, el director de cine Miguel Barreda Delgado piensa que una buena parte de los electores (arequipeños y peruanos) no se informan sobre los planes de gobierno.
“Una mayoría de los ciudadanos se orientan más por simpatías o por criterios superficiales, antes que por programas de gobierno”, enfatiza Barreda.
En tanto que el compositor e intérprete arequipeño César Deglane piensa distinto. “Sí sabe elegir, el elector en Arequipa es bastante crítico y no se deja manipular”.
Deglane, que alista una nueva producción musical, resalta la responsabilidad que asume el elector, “porque se informa, contrasta y emite un voto muchas veces distinto al de otras regiones, pero ciertamente bien pensado.
¿Es un voto rebelde?, replicamos. “No lo creo. Es más bien un voto informado”, concluye.
Finalmente, mientras hace los trazos de su siguiente caricatura, el humorista gráfico Marcos Mamani responde sin dudar que el arequipeño no sabe elegir. “Y sobre que no sabe elegir, también creo que en el fondo no le interesa elegir”.
Marcos, quien firma sus trabajos gráficos como “Marquiño”, dice que al arequipeño le gusta criticar “pero ni siquiera nos vemos como parte del problema”.
Una vez Marquiño hizo un dibujo donde un taxista renegaba de los candidatos y decía: “No pienso votar por estos corruptos”, y luego un policía de tránsito lo detuvo por pasarse la luz roja. El taxista quiso coimearlo. “Es decir, no quiere votar por los corruptos pero él también es un corrupto”, cuestiona.
A nuestro pedido, Marcos Mamani piensa en una caricatura con un elector frente a la cédula de votación: “Podría decir, ‘arzobispo, perdóneme porque voy a pecar’, o quizá se persigne antes de votar, o también puede decir ‘votaré por este candidato, pero igual siento que me van a estafar”, finalizó el artista arequipeño.

 

Texto: Christian D. García Puma
cgarcia@editoramultimedios.pe

fleming

Edición digita

Publicidad