A 350 subió el número de personas que perdieron la vida a raíz del terremoto de 7.8 grados que el sábado se registró en el norte de la región costera de Ecuador, informó el presidente de Ecuador, Rafael Correa.

 El sismo de magnitud 7,8 destruyó construcciones, caminos, cortó el servicio de electricidad y causó heridas a más de 2.000 personas en el país andino. Fue el peor sismo en décadas y muchas personas aún siguen atrapadas entre los escombros.
No se descarta que la cifra de fallecidos aumente cuando los equipos de rescate empiecen a explorar los edificios que colapsaron completamente debido al violento remezón.
Foto: Difusión

inmobiliaria

Edición digita

Buscas casa
aire acondicionado

Publicidad