CERCADO. Montar bicicleta todos los domingos le ha salvado la vida a Pedro Villena. Cuando tenía 22 años los médicos le diagnosticaron un grave mal cardíaco a este profesor de economía. “Estaba desahuciado. La insuficiencia en una de las válvulas de mi corazón era incurable”, recuerda. Para combatir su enfermedad, primero, se hizo vegano: dejó de comer carnes y optó por una dieta basada en granos y vegetales. Así sobrevivió un par de décadas hasta que un día, cuando ya había pasado la base cuatro, empezó a sentir los estragos de la vida sedentaria. “Me ahogaba solo con subir las gradas”, dice tocándose su pecho.

Pedro Villena, coordinador general del Team Ínter.

Pedro Villena, coordinador general del Team Ínter.

********

Antes de quedar postrado en un hospital, Pedro decidió hacer deporte. Se inscribió en el club Internacional para entrenar en la pista atlética. Luego, con más confianza, empezó a correr por el valle de Chilina. Mientras hacía esos recorridos conoció al Team Ínter, un grupo de amigos que desde 1984 sale los domingos a recorrer los pueblos de Arequipa en bicicleta. Su objetivo era promover el ciclismo de montaña como una alternativa para una vida saludable. “Un día decidí unirme a este grupo y ahora respiro aire puro, me desestreso y vivo una nueva aventura cada fin de semana”, dice.

 

********

Gracias a estos 26 años en el Team Ínter Pedro le ha dicho adiós a sus males físicos. Sin ningún problema, hoy con 72 años resiste recorridos de varios días rumbo al valle de los Volcanes, las caletas de Quilca y las pampas de Tacna. Además, es el coordinador general del equipo y todos los domingos participa, junto a otros 40 ciclistas, de las rutas cortas por caminos pedregosos. Medio siglo después de ser desahuciado, Pedro se siente más vivo que nunca junto a sus amigos con quienes descubre el mundo sobre dos ruedas.

 

Más información sobre el Team Ínter en: www.team-inter.com.

Más información sobre el Team Ínter en: www.team-inter.com.

CICLISMO URBANO
Hace tres años que Raúl Romero solo se moviliza en bicicleta por la ciudad, y para dar sus clases particulares en diferentes distritos, no necesita de ninguna combi o taxi. Su novia, Carla Galdós, también solo se traslada en su “bici” para cumplir sus tareas como abogada. “Me libré de ser maltratada por los transportistas”, dice. Igualmente, Claudia Barreda, amiga de Raúl y Carla, vive más tranquila desde que se olvidó de viajar en automóvil. “La bicicleta es mucho más práctica: en cuestión de minutos llego a mi destino”, cuenta. Édgar Miranda, amigo de todos ellos, es otro convencido de las bondades de andar en dos ruedas. “En bicicleta, disfruto más de la ciudad”.

*********
Para los integrantes del colectivo Enbiciados, la bicicleta es su principal medio de transporte urbano, no un simple objeto recreativo. Por eso, desde setiembre de 2013, el último viernes de cada mes, organizan la “Masa Crítica”, una especie de bicicleteada nocturna. Se reúnen en la plaza Campo Redondo y luego recorren avenidas y calles para llamar la atención sobre sus derechos. “Los conductores se creen dueños de las pistas y tenemos que esquivarlos”, dice Raúl. Para los “enbiciados”, que en cada convocatoria juntan hasta 200 ciclistas, los pedidos de ciclovías no son una concesión para una minoría, sino una apuesta para solucionar el caos del transporte.

Texto: Jorge Malpartida Tabuchi
jmalpartida@editoramultimedios.pe

Edición digita

Buscas casa

Publicidad