CAYMA/YANAHUARA. Desde noviembre de 2015 se acabó la tranquilidad para los vecinos del barrio tradicional de Antiquilla. La construcción del nuevo Mall Aventura Plaza en la avenida Ejército, a cargo de la constructora HV, les ha traído más de un dolor de cabeza. El martirio inicia a las 6 a.m. cuando comienzan a llegar los obreros y las máquinas son encendidas, ocasionando un ruido incómodo durante el resto del día.
Las calles aledañas a la construcción han sido tomadas por los camiones que congestionan el tráfico, impidiendo que los vecinos ingresen y salgan con sus autos de sus viviendas. Por la tarde, mientras los obreros se dirigen a almorzar, dejan caer basura al suelo. Estos trabajos terminan después de las 11 p.m., pese a que se había acordado con los vecinos culminar la jornada a las 10 p.m.

Antigua casona ubicada entre las calles Los Arces y Pampita Zeballos se encuentra cerca a la zona de obras.

Antigua casona ubicada entre las calles Los Arces y Pampita Zeballos se encuentra cerca a la zona de obras.

OTRO PROBLEMAS
La pesada carga que transportan los camiones ha ocasionado que la pista de la calle Los Arces (Cayma) se resquebraje. Estos vehículos pesados ingresan y salen de la construcción cada 15 minutos levantando polvadera. La vivienda de Abel Riega es una de las más afectadas por estos residuos. Cada tarde cuando regresa a su hogar del trabajo encuentra sucia la ropa que dejó extendida en el patio. “Vivimos entre el polvo y el ruido que ocasiona la construcción. Esto es irritante”, dice Abel, quien también está molesto porque el ruido de las máquinas le genera estrés.
BARRIO TRADICIONAL
Durante el siglo XIX y XX Antiquilla fue considerado como un barrio tradicional, por la existencia de picanterías en sus calles estrechas de sillar. Con el paso de los años, algunos míticos lugares como “La Josefa” cerraron para dar paso a otros negocios como bodegas y peluquerías. Algunos vecinos creen que las nuevas tiendas y supermercados que funcionarán en el mall los afectará económicamente. Otros como José Díaz, dueño de la picantería “La Capitana”, fundada en 1899, no teme que este nuevo centro comercial le quite su clientela. “Nosotros hacemos comida a lo antaño. En el mall solo encontrarán frituras”, dice. Sin embargo, Díaz pide que las nuevas obras no afecten los valores culturales y arquitectónicos del barrio.

 

Calles del barrio de Antiquilla guardan historia entre sus sillares.

Calles del barrio de Antiquilla guardan historia entre sus sillares.

CONEXIONES DE DESAGÜE
Los vecinos de la calle Pampita Zeballos (Yanahuara) estiman que las tuberías de desagüe que pasan por debajo de sus casas no son renovadas hace más de 60 años. Aprovechando que las conexiones de agua y desagüe del nuevo mall pasarán por debajo de sus calles, ellos están exigiendo a Sedapar que cambien sus precarias tuberías. “En épocas de lluvia toda el agua que baja de Cayma desemboca en nuestras calles y las inunda”, indica Domingo Esquivel, miembro de la junta de vecinos de Antiquilla.
Los vecinos ya han sostenido tres reuniones con Sedapar y las municipalidades de Cayma y Yanahuara. Hasta el momento, Sedapar ya se comprometió a presentar un informe sobre la cantidad de agua que discurre por la zona. Con esos datos se espera la elaboración de un proyecto que permita instalar badenes y barreras que impidan los aniegos en las calles de Antiquilla.

Texto: Alexis Choque Sarmiento
redaccion@editoramultimedios.pe

inmobiliaria
fleming

Edición digita

Publicidad