Por esta razón, su presidente Petro Porochenkoy, visitó la antigua central de Chernobyl, ubicada a 100 kilómetros al norte de Kiev, para depositar flores en memoria de las víctimas.

Por su parte, los habitantes llevaron flores y velas al monumento de las víctimas en Slavutich, una ciudad a unos 50 kilómetros de la central y construida tras la catástrofe para alojar a sus empleados.

El 26 de abril de 1986, a la 01:23 tiempo local, el reactor número 4 de la central nuclear Vladimir Ilich explotó durante una prueba de seguridad, lo que causó que alrededor de 16 mil personas abandonaran su casa, sin hasta ahora poder volver.