Al menos 24 personas perdieron la vida y otras 42 resultaron heridas por la explosión de un coche bomba dirigido contra civiles el sábado en el sureste de Bagdad.

Según policías desplazados a la zona, el ataque estuvo dirigido contra peregrinos chiíes que se dirigían al templo de Kadhimiyah de la capital, pero otros responsables de seguridad apuntaron que el incidente tuvo lugar en un mercado al aire libre. Las dos versiones no se pudieron confrontar de inmediato.

Se espera que en los próximos días miles de peregrinos chiíes de todo el país acudan a al templo del siglo VIII del imán Moussa al-Kadhim para conmemorar el aniversario de su muerte.

fleming

Edición digita

Publicidad