Como en las películas de terror más escalofriantes, la noche del último jueves se registró el misterioso asesinato de una anciana, identificada como Carmen Cristina Ríos de Chaiña (80), quien falleció, en su propio domicilio, después que le cortaran el cuello con una herramienta agrícola y le reventaran el cráneo para robarles 2 mil 800 soles, lo que sindicaría que serían personas cercanas a su entorno.

El hecho se registró en el centro poblado de Collana, distrito de Paucarcolla, provincia de Puno, al promediar las 19:00 horas del último jueves en el domicilio de  Cristina Ríos, quien vivía con su hija y sobrina.

Cuando los representantes del Ministerio Público, presidido por el fiscal Hugo Neptalí Cavero Aybar, llegaron al lugar encontraron el cuerpo de la occisa tirada en la puerta de su domicilio con claros signos de haber sido asesinada salvajemente, con una herramienta que se utiliza para cosechar quinua (segadora).

Trascendió que los criminales lograron llevarse 2 mil 800 soles que  Cristina Chaiña juntaba, producto de la rentabilidad de su ganado mejorado y su pensión. Sin embargo, esta sería una fachada de un crimen que ocultaría un motivo personal que involucraría a personas de su entorno, ya que se habrían ensañado con la anciana, aún después de muerta.

Bajo estos indicios, redactores del diario se apersonaron a la morgue central, a donde fue trasladado el cadáver, para que los familiares aclaren estas interrogantes. Sin embargo, decidieron guardar silencio, lo que no hace más que agrandar las hipótesis que sindicarían que el asesino estaría dentro de sus allegados.

No obstante, los efectivos de la Oficina de Criminalística (Oficri), serán quienes determinen estas responsabilidades, después de investigar pruebas recogidas en el lugar, las cuales no serán revela.

Texto: Rodolfo Rodríguez Vargas
rrodríguez@editoramultimedios.pe

fleming

Edición digita

Publicidad