A raíz de la difusión de un video donde se observa llorar a una joven cachimba de la UNSA luego de ser sometida a un baño con agua sucia como parte de un “bautizo” por ser ingresante, el rector Rohel Sánchez señaló que ha ordenado al decano de dicha facultad conversar con los alumnos responsables del hecho y averiguar si existieron actos de violencia para que ellos sean sancionados.

“Si hubieron actos de violencia deben sancionarse pero más allá de eso debemos conversar con los alumnos”, explicó la autoridad. El video que fue grabado por uno de los estudiantes agustinos fue difundido en un canal de televisión y generó gran indignación en la población.

El Abasto
La Joya

Edición digita

La Joya alteral