El Señor de Luren fue declarado por el Congreso de la República, patrono de la espiritualidad religiosa católica de la provincia y departamento de Ica y se reconocen su festividad y procesiones.

El Señor de Luren se venera en toda la región Ica y en otras zonas del país. Se le atribuyen milagros como los sobrevivientes que hubo tras el terremoto en la ciudad de Pisco en 2007. Incluso, la iglesia donde se guarda su imagen quedó en escombros, pero su imagen siguió en pie.
La tradición indica que la efigie de Cristo llegó al Perú en 1558 debido a un naufragio de una embarcación proveniente de España. A los sobrevivientes no les quedó otra opción que lanzar al mar las cargas más pesadas. Entre esas cargas se encontraba la actual imagen del Señor de Luren, la cual después de muchos años perdido en el mar, fue varado a la altura del puerto del Callao, para luego ser llevada al convento de San Francisco de Lima donde pasó al olvido.

Edición digita

Canal Universal