La meta del escultor es crear un toro de pelea que nace de un embrión.

La meta del escultor es crear un toro de pelea que nace de un embrión.

Cuando talla un bloque de sillar, Álex Burgos no puede fallar. Ni por un milímetro. Un golpe en falso y la escultura que planea crear a partir de la piedra volcánica se arruinará.
“El sillar no es como la arcilla. Y si te equivocas, tienes que comenzar a hacer todo de nuevo. Aquí no hay espacio para el error”, advierte Burgos, con la experiencia de haberse pasado casi una década moldeando rocas extraídas de las canteras de Añashuayco.
En estos momentos Burgos ha dejado de golpear con su martillo una enorme pieza de sillar que se encuentra en medio de la plaza De las Américas del distrito de Cerro Colorado. En diez días, ese bloque tendrá que convertirse en la escultura de un león. Burgos forma parte de uno de los tres equipos que desde el jueves participan de la demostración de tallado de sillar que organiza la comuna cerreña por su LXII aniversario.

Los jóvenes escultores preparan una alegoría de la extracción del sillar en las canteras.

Los jóvenes escultores preparan una alegoría de la extracción del sillar en las canteras.

Los artistas trabajarán hasta el 24 de mayo en espacios públicos para difundir la importancia cultural y artística de estos trabajos.

*****

FIGURA IMPONENTE
En el último lustro, Burgos se ha especializado en hacer réplicas en sillar del rey de la selva. Piezas suyas se encuentran en hoteles, plazas y en el nuevo baipás que se hizo en la Variante de Uchumayo. “La idea del León del Sur, un animal erguido y presto a atacar, ha calado mucho en las personas. Por eso, en esta ocasión, quiero crear un león imponente, que aunque esté echado y relajado, te transmita fuerza y autoridad”, dice el escultor.
Para cumplir con su objetivo, en estos días que le queda por delante, Burgos promete trabajar hasta catorce horas seguidas sin parar. El cansancio no será una excusa para equivocarse.

*****

PATRIMONIO AREQUIPEÑO
Pese a que Manuel Hancco, Roberto Álvarez y Juan Carlos López han levantado una nube de polvo en la esquina de La Merced con el Portal de Flores, tienen a los peatones cautivados con su trabajo. Ellos están esculpiendo una alegoría de cómo se extrae el sillar en las canteras. “Queremos que la gente conozca a quienes obtienen la materia prima que se utiliza para construir todas las maravillas arquitectónicas que tenemos en la ciudad. Ya es tiempo de sentirnos orgullosos de estos trabajadores”, cuenta Manuel.
En la pieza que está preparando este equipo, se mostrará a tres hombres fornidos que con sus barretas sacan de a pocos los bloques de piedra blanca. “Lo más complicado es hacer la base de cada pieza sin dañar la estructura de la piedra. Por eso, este es un trabajo en equipo que requiere de mucha paciencia”, explica Roberto.
Mientras avanzan con su trabajo, algunos curiosos se acercan y les preguntan sobre el diseño. Pese al cansancio, los jóvenes escultores se dan un tiempo para absolver sus dudas. “Todo este esfuerzo vale la pena con tal de que los arequipeños aprendan a apreciar este arte”, dice Juan Carlos.

 

Texto: Jorge Malpartida Tabuchi
redaccion@editoramultimedios.pe

Edición digita

Canal Universal